Hechizo roto

Esto es una entrada rápida, porque quiero dejar un pensamiento escrito en algún sitio,colgando en el aire, para retomarlo quizás luego, y madurarlo como una fruta para sacarle luego el jugo más dulce. Porque es tarde y una también necesita dormir.

Todo iba bien. Y nada ha cambiado. Endorfinas que recorrían mis neuronas de forma gratuita, haciéndome respirar por vez primera en algún tiempo, llevándome al infinito, haciéndome sonreír. Enganchada a esa sensación que tira de la columna hacia arriba y te arrastra con ella, con ganas de hacer locuras sin importarte nada, cuanto más grande y más pública mejor. ¿Qué tendrán los ascensores?

Todo iba bien. Y de repente, unas palabras lanzadas al aire de forma inofensiva, y ahí está, el sonido de cristal haciéndose añicos contra el suelo. El hechizo roto. Ni tan siquiera sabré nunca cuales fueron exactamente esas palabras, ni que fue lo que me hizo clic de forma tan intensa. Sólo sé que aquel día, cuando llegué a mi casa, de una forma tan parecida a los demás días que no tiene ni puto sentido, de repente, no lo sentí. No me sentí bien, sólo una especie de “ahm” extraño y esa familiar tensión que tira de mis cejas hasta juntarlas, en un gesto que siempre entiendo justo después de hacerlo y que significa (oh,novedad) que algo en mi no está de acuerdo y aún no sé lo que es.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s