Realidades adversas

Hora de volver a la realidad, aunque haya disfrutado el tener la cabeza en las nubes.

Hora de volver a la rutina, a los papeles, a volver a esforzarse hasta el infinito por las pequeñas cosas. No he empezado con buen pie, y es hora de remediarlo.
Porque ni tan siquiera tú puedes quitarme los pies del suelo durante tanto tiempo, y menos con lo poco que te estás esforzando últimamente.

Si mis sospechas resultan ser ciertas o no, eso no cambiará el hecho de que tengo que volver a ser aquella persona que tiene las cosas, y no la que las pide.
Porque me gusta demasiado tener el control sobre todo, y ahora lo he perdido.

No sé si he desperdiciado esfuerzos en el lugar que no debía. No es cuestión de arrepentirse por ello, sólo de volver a dirigirlos al lugar correcto.

Es hora de destrozarse la cabeza, de entender lo inimaginable, de romper cada neurona para destripar el mundo.

Es hora de manchar hojas. Que no suena tan bonito como manchar páginas, pero sí más real.

Como todo ahora.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s