Rumores y mentiras

No seré capaz de pronunciar más palabras hasta que pase todo esto, pero puedo escribirlas, día tras día, para que mitiguen la fatiga que siento, y que dejen constancia de que aún tengo un corazón, aunque esté anestesiado.

Recuerdos de aquel tiempo en el que decidí que antes que sentir dolor es mejor no sentir nada, cuando con cada latido se formaba un poco más de la máscara de piedra que seguiré llevando siempre.

Y seguiré insultándoos para evitar reconocer que os temo. Os llamaré bastardos para que en mi rabia no podáis leer nada bajo la superficie, manejaré el lenguaje para que me temáis tanto como yo, para que no podáis siquiera acercaros a este juguete roto. Me reiré en la cara de aquel que intente sacarme a la superficie, porque estoy harta de intentarlo, de coger una mano que promete sacarme de la neblina en la que vivo para descubrir que me dejará caer en cuando pase el tiempo suficiente para que se aburra de mi.

Y si soy un engendro helado, qué mas da? Si puedo daros lo que necesitais de mi, lo único que queréis al fin y al cabo. Aprovechad ésta ventaja que os proporciona un ser que no necesita de promesas vacías, ni tampoco puede hacerlas. Al fin y al cabo sólo os ha interesado siempre mi superficie, qué mas dará que no haya nada bajo la máscara de piedra, siempre y cuando ésta sea hermosa.

Tranquilo, mi amado, porque soy ese ser que no se ofenderá ante tu absoluta falta de sinceridad, ni porque creas que soy idiota. Puedo vivir bajo una preciosa valla blanca, sonreírte día tras día mientras pienso en arrancarte las tripas, esperando a que llegue el día en que decidas que ha sido suficiente y te largues con otra mucho mejor que yo, que lo sé, que hay a puñados. Ni tan siquiera logro hacer que me importe. No esperes que te ame, sin embargo, ese tren pasó hace largo tiempo. Sólo me gritaré a mi misma, que es al fin y al cabo quien lo merece, por soportarlo. Porque no tengo un corazón, que yo recuerde, y al parecer tampoco cabeza.

Debe encantarme que me mienta gente cuya autoridad nunca se ha ganado.

Me llamaría gilipollas si no lo tuviera escrito en mi frente y lo viese cada vez que me miro al espejo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s