Guardando los restos del cajón desastre.

Creo que es la primera vez que borro algo de lo que he escrito. Pero es cierto, que hace demasiado tiempo que no mancho el papel con alguna frase irónica, algún pensamiento demasiado profundo como para dejarlo por ahí suelto, a la espera de cualquier mente curiosa, por no llamarla cotilla, que hurgue en él, como si fuera el cajón de la lencería de cualquier mujer tipo.

Ya no hay intimidad. Y es por eso que llevo algún tiempo muda, esperando a que aparezca algún lugar en el que poder escribir libremente, sin presión ni sensibilidades de diversa índole que puedan ser heridas,  escondida tras una pantalla, libre para pensar lo que se me antoje.

Estoy muda, porque los pensamientos que tengo detrás de esta máscara son demasiado amorales para comentarlos en voz alta, como prácticamente todo lo que suelo decir, pero el doble. A pesar de que me rodeo de gente tan extraña como yo, siento que algunas de éstas palabras no van a ser aptas para oídos incluso no tan sensibles. Por eso llevan tantos años escondidas en una carpeta en mi ordenador, esperando el momento. Es sólo el temor a que esto desaparezca lo que me está llevando a buscar un lugar suficientemente estable en la web donde colgar aquello que llevo tantos años ocultando, todas aquellas veces que insulté al mundo, todas las veces que os llamé idiotas.

Estoy desentrenada. Normalmente ya os habría mandado a tomar por culo unas cuantas veces, pero me estoy ablandando. Y es que hace tanto que no escribo, no por falta de tiempo, sino por falta de algo que me mueva la rabia esa que llevo dentro. Pero se acabó, si no descargo todo el veneno que llevo dentro contra el blanco de un folio, acabaré, como estoy acabando, descargándolo contra gente que se irrita por ello. Que no es que no lo merezca, ojo, pero no me resultan especialmente agradables las consecuencias no controladas.
Por ello me disculpo por adelantado de cualquier barbaridad que podáis oir o leer, por todas las veces que os voy a mandar a freir espárragos, por todas las veces que lo hice en el pasado y que pienso colgar ahora para no echar a perder tantas horas pasadas con una base de fondo, destruyendo la poca humanidad que me queda contra un folio en blanco.
Y advertiros que si no queréis leer la verdad, o por lo menos mi verdad, que no sigáis, porque es una píldora un tanto difícil de tragar, y no pienso edulcorarla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s